VOLVIÓ OTRA VEZ EL AMOR...

 

Desde siempre se conocían y se llevaban muy bien, además se habían criado en un pequeño pueblo, y esa amistad fue haciéndose cada vez más estrecha. Además las familias  se llevaban bien, eran vecinos  siempre se ayudaban cada vez que era necesario. Pero al pasar los años los dos amigos tuvieron que dejar su pueblo natal para estudiar fuera, y buscarse un porvenir. Seguían viéndose en las vacaciones o fines de semana. Sus trabajos lejos de allí hacia que cada vez distanciaran más las visitas a la familia, sólo en ocasiones especiales. Ellos tuvieron sus parejas durante años pero al final no cuajaron y ya cansados de la rutina de la ciudad tan estresante para ellos, decidieron cambiar de rumbo y fueron otra vez a su pueblo, a buscar esa tranquilidad y seguridad familiar que en aquellos momentos necesitaban. No se llevaron mucho tiempo que ambos coincidieron allí, en aquel lugar que fueron felices y porque ahora no lo podían ser. Así que poco a poco se iban encontrando y contando sus  vidas,  aunque nunca habían dejado de estar en contacto por teléfono o whatsapp.

Fueron descubriendo que seguía esa complicidad entre ellos a pesar de pasar años sin ese contacto tan estrecho, vieron que siguieron aflorando esos sentimientos de cariño, y esa amistad poco a poco se fue convirtiendo en un amor y comprendieron que debían estar juntos, pero a ellos al principio lo fueron manteniendo en secreto, intentaban disimular entre otros lugareños ya que no querían ser la comidilla de todos, sus familias respectivas iban viendo que cada vez entre ellos había más complicidad y comprendieron que no podían ponerse en contra de unos sentimientos tan profundos; puede que quisieran otras personas para sus hijos pero el hecho que hubieran dejado la ciudad y sus trabajos para volver al pueblo natal significaba mucho para ellos, tenerlos cerca cuándo más lo necesitaban era una gran alegría. Pero además aunque sus trabajos lo dejaran tuvieron la suerte que pudieron encontrar otro muy cercano de allí, y así no debían abandonar la vida del pueblo, éste habían mejorado mucho casi era una pequeña ciudad con servicios imprescindibles y no echaban de menos la ciudad; además siempre que quisieran podrían ir un fin de semana a la ciudad para ver a los amigos, pero también decidieron que debían dar el paso de estar juntos para siempre era lo que más necesitaban……por fin después de mucho tiempo el destino les habían unido para siempre cumpliéndose el sueño de ambos.

¿ EL VERANO TERMINÓ...?

 

Cada año cuando llega el mes de septiembre nos damos cuenta que la época estival se acaba, aunque aún siga el verano hasta el 21 de septiembre, y haya días que todavía haga buen tiempo no es el sofocante calor de los meses de julio y agosto, afortunadamente para todos. Habíamos deseado con ganas si hubiera sido un año normal, poder disfrutar de esos días de descanso estival, pero es cierto que algunos han salido a la playa o montaña, o incluso a sus pueblos de origen, a veces piensas que para estar con mascarilla y con temor te quedas en tu ciudad de residencia.

Vamos viendo día a día que amanece algo más tarde y en cambio las tardes cada vez se hace antes de noche, apetece también abrigarte algo en fin que vemos que volvemos a la rutina del trabajo y los niños al colegio y los jóvenes vuelven a clase, este año tan atípico para nuestra forma de vivir y actuar, con esos protocolos que debemos seguir todos para poder acabar con este virus que acampa por nuestras vidas a sus anchas. No nos damos cuenta del daño que nos  hacemos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos cuando bajamos un poco la guardia y pensamos que a nosotros no nos va a pasar nada malo. Pero a veces los hechos no son así, esas consecuencias de las imprudencias se pagan muy alto.

Tanto cuesta por un año si no hacemos lo que estamos acostumbrados a hacer todos los demás,  sabemos que nos gusta poder relacionarnos con amigos y familias, pero estos pueden haber estado con otra gente que no haya tenido cuidado con los protocolos y eso hace que lo que podía ser un rato agradable a la larga se convierta en una gran pesadilla. Hemos podido comprobar que la suspensión de las fiestas patronales en toda España por motivos de esta dichosa pandemia para poder evitar las masificaciones y no poder tener las distancia social que nos exigen por seguridad y salud, es algo importante para nuestras vidas, pero creo que es mejor eso que no arrepentirnos de sus nefastas consecuencias que pudiéramos tener después. Ya habrá tiempo con más seguridad y sin altos riesgos estar con esos amigos y familiares y disfrutar de las merecidas vacaciones que todos tenemos el derecho, pero es una pena que haya gente que piensa que a ellos no les puede pasar….y a veces es todo lo contrario, que a lo mejor no es muy fuerte pero sin embargo, las secuelas permanecen de por vida, y ya no hay oportunidad de arrepentirse. Hagámoslo ahora que tenemos oportunidad y  cambiemos algo nuestras rutinas sociales para poder ser responsables con nuestras vidas y con las de los demás que nos rodean y  queramos…ya que así podremos darles ese abrazo tan deseado y besos sin riesgos.

¿ ALGUNA VEZ SERÁ....?

     

Aquellas personas que tenemos alguna afición como por ejemplo escribir ya sea novela o relatos, en fin contar aquello que nos podido pasar en nuestra vida o algo inventado, a veces tenemos la oportunidad de contarlo en un blog o libro, para que haya gente que lo pueda leer y recordar algo que le haya pasado parecido….la verdad que es una satisfacción personal que a la gente le guste y cada día vayan aumentando las visitas. Cómo también lo es que haya una revista que te comente que puedas participar escribiendo alguno de tus relatos.

Eso hace que sigas intentando imaginar algo más que puedas contar e incluso participar en algún concurso de microrrelatos, sabiendo que es difícil que te puedan elegir, pero lo importante es  seguir participando y componer algo con alguna frase de empiece, aunque a veces es complicado cambiar el tipo de relato, y es necesario dar otro enfoque para cambiar la forma de contar.  La verdad que mi comienzo de contar pequeños cuentos o relatos fue gracias a un programa de radio nocturno y lo que comenzó con ser algo esporádico se ha ido convirtiendo en algo más rutinario, aunque a veces la inspiración llega más a menudo, otras veces por el poco tiempo no se escribe tan a menudo como se quisiera…pero así es nuestra vida rutinaria, pero seguro que algo que nos ocurre en ese momento  puede acabar en un pequeño relato.

CALLE DE PLAN ( HUESCA)

OTRA VEZ ESE SUEÑO.....

 

Le pasaba muchas veces que soñaba que en lugar de estar en su ciudad se trasladaba a un pequeño pueblo montañés que había pasado temporadas allí….era un sitio especial para ella, le gustaba por su bien conservadas que estaban sus casas, de piedra decoradas con grandes ventanales o balcones que a su vez tenían innumerables macetas….la de tiempo que llevan su cuidado, pero es verdad que alegraban la calle con su perfumes. Al ser un pueblo situado en la montaña la mayoría de sus calles eran muy largas y con empinadas cuestas que al principio costaba subirlas, tenías que ir despacio o si no te debías parar varias veces para coger aire, del esfuerzo, aunque paradójicamente estuvieras en plena naturaleza.

Era una suerte poder tomar un café y ver las vistas que tenías enfrente la majestuosa montaña y aquella carretera que se iba haciendo sinuosa y empinada para poder llegar al otro valle que lo limitaba. También a veces el ruido del pequeño río que transitaba cerca, aunque no corría mucho agua hacía ruido, había también cierto desnivel y con pequeños saltos de agua que hacía que no bajara silencioso sino todo lo contrario. Mucha gente lugareña paseaba por sus orillas, en esos paseos arreglados que hacía que pudieras llegar al pueblo de al lado, tan cerca que eras más cómodo y seguro que el recorrido por la carretera ya que a veces pasa coches, otras veces te encontrabas con otros paseantes ya sean lugareños o turistas amantes de ese lugar.

Ese ejercicio que haces cuando empiezas a recorrer esa caminatas montañeras y poder contemplar esos paisajes tan cercanos, con sus árboles de diferentes variedades, ese silencio del pueblo, o el sonido de las voces de las personas que se encuentran un momento y se paran para saludarse y al rato volver a sus faenas del campo, ganado o las faenas de casa. En fin para ella muchas veces cuando se sentía estresada cerraba los ojos y recordaba que estaba en aquel lugar que tenía buenos recuerdos de sus estancias allí, le relajaba pensar que paseaba por allí…..ojala pudiera volver por allí y hacer que ese sueño fuera una bonita realidad.

CALA

CAPRICHOS DE LA NATURALEZA

 

Hay que reconocer que a veces vemos lugares dónde la unión de algo de montaña con mar surge un paisaje seguro excepcional a nuestros sentidos haciendo que ese lugar sea especial, formando una pequeña cala con arena clara y orilla de la playa dónde se pueda estar a gusto, para poder pasear o incluso tomar el sol, esa agua cristalina que parte de la misma la bordea un peñasco hace que nos apetezca nadar con esa tranquilidad de saber que esa zona apenas está masificada; incluso poder contemplar esa vista a nuestros ojos y pensar que suerte de poder estar allí, casi ese lugar para nosotros solos…..relaja ver ese mar que se extiende nos hace pensar que habrá al otro lado de esa agua azul cristalina, e incluso apetece poder recorrer parte de esa agua, aunque ya sea a nado o en barco pequeño, ese ejercicio tan sano, sintiendo esa agua en nuestra piel, un lugar de relajamiento seguro que a más de uno nos apetecerá disfrutar.

Esas calas que normalmente se hallan en lugares más recogidos de esa zona costera y hace que también esté menos masificadas que otros lugares más largos de recorrido que apenas hay sitio para poder pasear por la orilla de la gente que hay o bien paseando o jugando o haciendo castillos de arena, los más pequeños, siempre con la vigilancia de los mayores para evitar sustos. Unos días de descanso y relax, lejos de la rutina de la ciudad para cargar pilas para la vuelta a la realidad, ya sea trabajo o estudio, según sea para cada uno, es cierto que a algunos les va más la montaña, otro tipo de naturaleza que hay conocer, visitar y respetar…..así se podrá disfrutar mucho más. Sola o en compañía de amigos o familias ese sentir el aire del mar y a veces la ligera brisa para poder estar más a gusto si además hacer calor…aunque el contacto con el agua te hace sentir mejor.

ESTE AÑO GEMELO.....

 

Este año que parece que está maldito en nuestras vidas, parecía que iba a ser especial para todos, pero sin embargo, nos está haciendo mucho daño a cada uno de nosotros….la llegada de esta terrible pandemia que todos estamos sufriendo en nuestras carnes cómo se suele decir ha provocado un cambio en nuestras vidas que tarde o temprano nos iremos acostumbrando aunque no queramos. Nos hace ver nuestras costumbres y rutinas de otra forma, ya que algo tan sencillo como pasear o tomar algo con los amigos tranquilamente ahora no se puede hacer de esa forma, siempre hay ese peligro acechando y no queda otra que hacer las cosas con responsabilidad.

Si este año fatídico nos provoca que aquello que estábamos acostumbrados a hacer en esta época estival como irnos de vacaciones al lugar que más nos guste o nos convenga: playa, montaña u otro cualquiera, esta situación que en otra ocasión no habría ninguna duda de ir sin pensarlo mucho, ahora podemos dar marcha atrás y cambiar nuestro destino de esos días de descanso y relax o incluso dejarlo para otra situación más segura. Sabemos que con precaución y protección y las medidas de seguridad, pero es verdad que ir con la mascarilla todo el día  puede hacer que pensemos que nos quedamos en la ciudad o en casa, y salir  lo justo, a veces también el calor sofocante que hace y tener la boca y nariz tapadas durante mucho rato no es aconsejable, pero no queda otra ya que es por nuestra seguridad y la de los demás.

Mucha gente o no ha sufrido en sus propias carnes este grave problema o piensa que a ellos no les va a pasar y descuidan estas medidas de seguridad….y luego a la larga acaban con la enfermedad y ya es tarde para arrepentirse. Si este año fatídico nos toca no salir tanto,  ya habrá ocasión de poder estar con amigos y familias y poder disfrutar de los días de asueto o vacaciones; tampoco tenemos fiestas en los pueblos y ciudades y vemos que es lo mejor para todos evitar las masificaciones, ya habrá tiempo de esas celebraciones, pero muchos no lo podrán celebrar nunca más; este virus no tiene en cuenta la edad si no que ataca en esos momentos de descuido que podamos tener….por favor sed responsables, ha sido y sigue siendo muy duro trabajar en primer línea de fuego para los demás en estas situaciones tan complicadas para todos.

BALNEARIO DE PARACUELLOS DE JILOCA EN ZARAGOZA

EL PODER RELAJANTE DEL AGUA

 

Siempre se ha dicho que el agua relaja, quédate un rato en la orilla del mar mirando ese mar tranquilo y seguro que vas poco a poco disminuyendo el estrés que puedas tener….es un hecho comprobado. Pasear por su orilla mientras escuchas el murmullo de las olas del mar que se van acercando y alejándose poco a poco. Sin prisas,  ese mirar el mar y llevar el pensamiento o la imaginación de cada uno tan lejos que quieras, cerrando los ojos es una sensación muy refrescante. Lo mismo ocurre si es un lago o río también te puede hacer calmar los nervios que puedas tener en un momento antes.

Las cascadas que forman la naturaleza con las montañas y van a dar  esa agua a los ríos, ese frescor que da la sensación de esa agua y su ruido hace sentirse bien en ese momento; esa tranquilidad de la zona dónde te encuentres ese instante, el silencio o el poder respirar aire puro y fresco es una forma de sentirse mucho mejor. Y también ocurre si estás en un balneario esas aguas curativas calientes o frías, como el contraste de sus aguas y temperaturas hace que el bienestar que sientas es especial, un relax aunque sean pocos días, esa tranquilidad de poder comprobar in situ, te hace cargar pilas para todo lo que haya en nuestra vida cotidiana, trabajo, estudios, familia, y cualquier otra situación que podamos tener.

Poder dejar por unos días la rutina y acostumbrarse a las costumbres del lugar dónde estás, no importa que vayas solo o con familia o amigos, el estar a tu marcha y hacer o poder comprobar que esos baños de esas aguas curativas te van hacer efecto, y ver que hay gente de todas las edades e incluso poder hablar con otras personas que están igual que tú, tratando de pasar unos días de descanso alejadas de las multitudes de las playas o montañas para poder respirar otros aires frescos, aunque seguro que el  calor pueda ser sofocante también, el sentir esas aguas en tu cuerpo, o todos aquellos circuitos termales que preparan para los turistas de los balnearios hace que seguro que intentas volver en otra ocasión.

OTRO DÍA MÁS.....

 

Nuestra vida es la acumulación de días algunos mejores que otros pero de nuestra mano está que si empieza a veces mal lo intentemos acabar algo mejor, puede que sea posible ese cambio de rumbo, pero hay que intentarlo. En esta situación de crisis sanitaria y económica en la que estamos sumergidos a veces creemos que por mucho que hagamos no es suficiente para darle vuelta a la situación que cada uno de nosotros tenemos en ese momento. Muchas veces estos días corresponde con las ansiadas vacaciones estivales que en circunstancias habituales serían más tranquilos e incluso con más relax porque se podría salir algún lugar para cambiar de ambiente y de aires.

Pero es cierto que en estos momentos puede que no sea aconsejable salir de la ciudad dónde residimos, pero puede que sea la oportunidad que tenemos para conocer aquellos lugares que hace mucho que no vamos, pero es verdad que a veces el calor que hace o el llevar puesta la mascarilla nos eche un poco atrás de salir de casa, pero es conveniente poder hacerlo…caminar por nuestra ciudad, ver alguna exposición o quedar con algún amigo que tenemos ganas de estar con ellos, con cuidado.

También se puede aprovechar para la lectura u otras aficiones que nos gusten, ese momento de relax, y desconectar de aquello que nos hace que vayamos con prisas y estrés, son días para intentar cargar pilas de cara a la vuelta a la rutina; sabiendo que no podría ser como otros años pasados de poder salir a la playa, montaña o pueblo….según nos gusten a cada uno. Pero es lo que toca este año…y es mejor así, que actuar sin cuidado y poder arrepentirnos siempre de no acatar las medidas que nos proponen.

DÍAS DE DESCANSO….

 

Por fin llegan las ansiadas vacaciones estivales esos días para descansar y desconectar del trabajo y todo aquello que ha  llevado este año tan complicado para cada uno de nosotros, cada uno de una forma u otra hemos sufrido esta dichosa pandemia y todo lo que ello conlleva; nos ha cambiado la vida para todos de una forma tan fuerte que no nos damos cuenta que hay que tener cuidado y seguir llevar los protocolos. Se puede descansar e ir de vacaciones pero evitando las dichosas aglomeraciones de gente, y si este año las salidas de la ciudad no se puede o no es aconsejable, quizás será el momento para poder recorrer la ciudad más tranquila e ir aquellos sitios que hace mucho que no vamos o conocer aquellos lugares especiales que hay en ella y nunca hemos  tenido tiempo para visitarlas o conocerlas.

Siempre hay algo que nos llama la atención  para desconectar de lo llevado por ejemplo exposiciones, o monumentos que están ahí y valen la pena visitar….pero que algunos han estado cerrado por obras y ahora ya abiertos puede ser la ocasión para contemplarlos en todo su esplendor. Sin aglomeraciones de público y ya que no hay tanto turismo debido a las consecuencias de la pandemia. Puede que no apetezca salir de nuestro lugar habitual de residencia por la preocupación de que pueda haber masificaciones, pero si decidimos quedarnos en nuestra ciudad puede que sean vacaciones o días de descanso disfrutadas de otra manera.

Hay que ser responsables y no bajar la guardia, puede que la gente que haga todo lo contrario piensan que a ellos no le va a tocar esta enfermedad o quizás no hayan tenido a nadie cercano que le haya pasado. Pero puedo decir que ha sido muy duro esta temporada, para todos aquellos que estamos en primera línea de fuego….la incertidumbre de cómo poder llevar a cabo toda esta situación era complicado pero afortunadamente se ha hecho, y por lo menos la satisfacción del trabajo bien hecho aunque haya muchas personas que desgraciadamente no estén con nosotros, y tener que poner buena cara y ayudarles a los que nos rodeaban, a veces era duro y sin ganas pero era lo que había que hacer. Quizás esa sonrisa o palabra de consuelo hacía mucho como un abrazo o beso….que desgraciadamente no se pueden dar. Este año quizás sería el año que apetece y necesitamos salir de la ciudad, pero no es posible y sin embargo hay que intentar cargas pilas para el otoño porque seguro que tendremos que estar en buenas condiciones físicas y psíquicas para poder afrontar todo lo que nos venga. Feliz verano

 

AQUELLOS VERANOS ……

 

Estoy segura que todos en esta época del año que estamos siempre deseamos que aquellos planes que tenemos para las vacaciones estivales salgan lo mejor posible…..sin embargo, este año 2020 nos está demostrando que va a ser todo lo contrario….algunos no perdonarán esos días de descanso y se irán como sin nada….pero lo importante es que si se sale hay que seguir con todos estos protocolos que llevamos unos cuantos meses intentando cumplir a rajatabla la mayoría. Quizás este año todos deseemos que podamos desconectar y descansar de estos meses duros de trabajo o de estudios además añadido por la situación de pandemia que tenemos y que no todavía no hemos podido acabar con ella.

Es una pena que la creencia de que todo ha pasado sabiendo que no es así, o pensando equivocadamente que a nosotros no nos va a pasar nada, dejemos de lado aquella protección y cuidado quedando con amigos o yendo de vacaciones a la playa o lugares de masificación….y puede que las consecuencias de esa imprudencia sean muy caras, no sólo para nosotros sino también para todos aquellos que nos rodean. No pensáis que es mejor quizás quedarse en nuestra ciudad y hacer aquellos planes que a veces dejábamos para otra ocasión….cómo por ejemplo recorrer aquellas calles, paseos o parques que quizás no conocemos aún o hace mucho que no visitamos, o esa exposición que hay que nos interesa visitar….puede que sea el momento más adecuado de hacerlo en este verano.

No olvidando las relaciones sociales pero sin masificaciones y con cuidado….es mucho mejor la salud nuestra y la de nuestros seres queridos que por una imprudencia no nos perdonemos el resto de nuestras vidas por el daño causado. También puede ser el motivo de poder recordar aquellos veranos que hemos pasado con amigos o familias, en lugares conocidos o no….y pensar que si este año no puede ser al otro seguro que se intentará poder disfrutarlo como se merece….y aunque pensemos que se hace largo….este con todo lo que hemos pasado ya va muy avanzado, bueno que lo disfrutemos con responsabilidad por favor es lo mejor para todos.

DESDE MI VENTANA

 

 

Durante este tiempo atrás de pandemia la ventana o balcones era el lugar de encuentro con vecinos para la hora señalada las 20:00 salir a aplaudir a los sanitarios, un momento de recuerdo a ellos y su trabajo, pero la ocasión de poder coincidir con vecinos de edificios cercanos y comprobar que estaban bien, ya que el hecho de participar ese pequeño homenaje veías también a todos aquellos que pasaban por esas calles colindantes ya fueran viandantes ocasionales o autobuses que a esa hora hacían sonar las bocinas para demostrar que aunque estén trabajando apoyan ese momento solidario. Es emocionante ver también otras Fuerzas del Orden o incluso ambulancias hacer sonar sus sirenas o ver como también aplaudían.

Todo aquello quedó atrás tras la vuelta a la “ nueva normalidad”, pero hay que comprobar una cosa que por desgracia sucede….esa irresponsabilidad de la gente, que va sin protección por la calle, pensando con ellos no va la cosa, o reunirse con amigos sin tener cuidado de que esos encuentros son foco de brotes del virus. Entiendo y comprendo que ha sido un año muy complicado para todos, no lo niego, para unos más que otros sin duda, la gente que trabajamos en primera línea de fuego puedo reconocer que esos momentos tan duros vividos no serán fácilmente olvidados y por eso seguimos con cuidado en esas posibles reuniones de amistades o familiares; dejándolas para más adelante o incluso el tener ese descanso merecido por todos y más en este período estival en el que nos encontramos.

Deseamos desconectar y descansar pero no podemos tomarnos a la ligera toda esta situación vivida ya que por desgracia se puede pensar que lo más fuerte ha pasado, que quizás sea así pero cada día comprobamos que surgen los rebrotes porque pensamos que a nosotros no nos va a pasar, o hemos tenido la suerte que no nos ha tocado de cerca, y bajamos la guardia. Hay que reconocer que esta pandemia nos ha cambiado a todos la vida de una manera muy fuerte, que ya a pesar de que no hay fiestas populares en nuestros pueblos y ciudades, ha habido una gran cantidad de personas que no están a nuestro lado, este virus le ha afectado a ellos y ya no pueden seguir disfrutar de la vida, de los amigos o de la familia, y hacer aquellas cosas tan sencillas como tomar un café, o dar un paseo….algo tan sencillo ahora a veces lo pensamos si lo hacemos o no, y si es el caso de las reuniones con la protección, es una manera de cuidarnos nosotros y cuidar a aquellos que nos rodean y queremos. Este año las vacaciones será diferentes pero creo que es mejor que sean así a que no  podamos estar con nuestros seres queridos nunca más por la irresponsabilidad de algunos……la vida es lo más importante que todos tenemos gracias a ellas podemos trabajar y relacionarnos con los demás, y si este año serán más espaciados es mejor así que no hacerlo nunca más……

 

AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA ( NAVARRA)

AQUELLOS SANFERMINES......

 

Aunque se puede hacer extensivo a todas las fiestas populares que hay en nuestro país y que este año por desgracia no se puede celebrar por causa de la pandemia que padecemos quiero hacerlo con estas fiestas tan populares e internacionales además coincidiendo con que hoy es el día de su patrón, San Fermín…..y en situaciones diferentes Pamplona desde ayer, víspera sería una gran fiesta para lugareños y visitantes. Sus famosos encierros que recorren los mozos delante de esos toros por las calles céntricas con no numerosos sobresaltos, ya sea caídas o cogidas, aunque sean peligrosas y hay que ser valientes para hacerlo, a veces ese público tan numeroso que acude a ellos hace que el peligro sea mayor; muchas veces los inexpertos lo hacen más complicado que el mismo se lleve a buen término sin apenas incidencias.

La gente vestida de blanco y rojo, las famosas charangas, sus corridas de toros, en fin un sinfín de programación de actos para pequeños y grandes que hacen que esos días sean especiales para ellos, teniendo en cuenta  que el hecho de que toque en verano, en pleno mes de julio el tiempo acompaña. Grandes cuadrillas de amigos que celebran con cenas o comidas en restaurantes o bajeras, lugares para poder estar más a sus anchas sin prisas, que recuerdos cuándo hace años pasaba estas fiestas con mis tíos y hermanos. Aunque hayan pasado muchos años siempre ese recuerdo en estos días están presentes. Luego recorrer los lugares más característicos del casco viejo que también provoca el encuentro de amigos y conocidos, es un momento de poder vernos y tomar algo con ellos, aunque a veces si hay mucha gente en los bares se toma en la calle; cada uno intenta disfrutar como puede….divertirse pero sin pasarse sería lo mejor….pero a veces no ocurre eso. Sabemos que este año no podrá ser como cualquier otro, pero hay que intentar que ese amor por nuestras ciudades no acabe nunca, y si este año no se pueden celebrar ya será el siguiente mucho mejor se intentará.

SIN MIEDO....?

Somos capaces de olvidar todo lo que hemos pasado estos meses que ha tenido lugar la pandemia del coronavirus en todo el mundo, de un plumazo….creo que no se debe hacer, puedo entender que todos tengamos ganas de olvidar lo pasado el no poder salir de casa sólo para lo necesario, y al ser un país sociable necesitemos el contacto con nuestros amigos y familiares, pero eso no se puede hacer a la ligera….hay que seguir con el protocolo y las distancias de seguridad. Es muy duro no poder abrazar o besar a esos seres queridos cercanos o amigos pero es lo que nos toca vivir. Podemos pensar que lo malo ha pasado pero por desgracia vemos que no es así…..el hecho de volver a la “ normalidad”, ha provocado que surjan los rebrotes y eso significa que no hay que bajar la guardia nunca.

Intentamos dar un paso al frente e intentar llevar esa vida lo más normal posible, como si nada hubiera ocurrido, pero eso no lo debemos hacer…, es una suerte saber que a nosotros no nos ha pasado nada o alguien cercano, y creemos que ya estamos salvados, es una equivocación. Seguramente este año necesitamos mucho más las vacaciones para intentar pasar página a todo lo que hemos pasado, pero si lo hacemos hay que evitar las aglomeraciones, fiestas sin protección de mascarillas, y la distancia de seguridad, podemos estar con nuestros amigos y  familiares, serán otro tipo de disfrutar del descanso merecido, pero seguro que si lo llevamos a cabo, ya nos parecerá lo más natural para todos.

Quizás sea el momento de hacer esas vacaciones culturales o los amantes de la montaña lugares sin aglomeraciones de gente cómo pueden  ser las zonas costeras, o visitar a las familias que antes teníamos pendientes y por falta de tiempo se han ido dejando para otro momento más adecuado. Poder volver a nuestras raíces y recordar nuestra infancia y lo vivido en otros años pasados; a la vez que dejamos de lado el ajetreo de las grandes ciudades para volver a la tranquilidad de los pequeños pueblos, y comprobar todo lo que han mejorado en estos años que no hemos visitado. Eso si sea el lugar que elijamos para descansar sin dejar los protocolos que debemos continuar hasta que todo esto se solucione.

PARECE QUE FUE AYER....

.

 

Por fin pudo quedar con ese amigo especial a tomar el café pendiente desde hacía tiempo, era verdad que la situación que se había dado no podía ser antes….y por eso al final pudo darse la fecha indicada por ambos, pero sin embargo, durante todo este tiempo había pasado tantas cosas que todo hacía que aquello que se podía hacer antes ahora no podría ser, el saludo con dos besos en la mejilla se cambió por un saludo en el codo; cómo el uso de la mascarilla, el lugar era el mismo de siempre, un bar pequeño y cercano que hacía que se pudiera hablar tranquilamente, y además a esa hora no había mucha gente, así se pudieron poner al día de todo aquello que les había pasado a los dos amigos.

Temas variados como el trabajo, alguno presencial otros teletrabajo, esa novedad que ha hecho que durante el tiempo de la pandemia se haga en muchos lugares de trabajo, sobre todo en los funcionarios; esa forma de trabajar sin prisas pero a lo mejor cunde más porque te organizas mucho mejor…….gracias a que tenemos internet se pude hacer, al igual que los estudiantes que también pueden seguir el curso y hacer los exámenes sin tener que perder el curso…..Familia, o planes de las vacaciones de este año; aunque a veces da miedo según dónde puedas ir, debido a evitar la aglomeración de las gentes que si en circunstancias normales daba igual, ahora apetece más la distancia u otro tipo de vacaciones culturales o de montaña; en fin un sinfín de posibilidades o hacer pequeñas excursiones en el día a lugares que hace mucho que no vas y quieres recorrerlas o ver aquel museo que pueda interesar.

Este tiempo de confinamiento ha dado tiempo para muchas cosas: lectura, televisión o hacer pequeños platos salados o dulces, aprovechar para caminar o hacer deporte, cuándo se podía pasear en las franjas horarias para las distintas edades, en fin tres largos meses que parece que han pasado volando y sin embargo, han hecho mella en todos nosotros por las circunstancias vividas cada uno en particular y en general, en fin todos estos hechos nos han hecho actuar de otra forma diferente a la que habíamos hecho antes, y aquellas cosas que antes apenas le dábamos importancia ahora hay que pensarlas si las hacemos en ese momento o lo dejamos para otra ocasión. Después del café los dos amigos decidieron ir juntos al centro paseando y así siguieron hablando de cualquier otro tema de conversación, eso sí por la sombra que aunque era pronto ya pegaba el sol bastante, así fue cuando llegó la hora de la despida hasta pronto terminó con un choque de codos en lugar de aquellos besos en la mejilla, un día especial para ambos amigos que intentarán repetir no tardando mucho….

 

UN AÑO SIN EVENTOS MASIFICADOS

 

Seguro que este año 2020 será difícil de olvidar para todos nosotros, ha sido demasiado complicado para poner nuestras vidas del revés en un momento, y sin saber lo que iba a provocar la llegada de ese virus y sus consecuencias. De la noche a la mañana cambiaron los hábitos de vida de las personas; salir lo justo para comprar y trabajar, el resto en casa, pasando a un segundo plano toda nuestra vida social, no poder quedar con amigos y familiares a algo tan sencillo como tomar un café o una caña, y poco según iba evolucionando la situación se podía salir algo más, a pasear o hacer deporte por horarios, para evitar el encuentro con conocidos, y si se paraba siempre con la protección de la mascarilla.

Al ir pasando de fases se intentó ampliar los negocios hosteleros, bares y restaurantes, o las empresas, se buscaba ir poco a poco a la normalidad, pero lo que sí que se fue suspendiendo eran todas las fiestas patronales de pueblos y ciudades, para intentar evitar todas las aglomeraciones de público sin guardar las distancias de seguridad y con las necesarias medidas de protección. La verdad que era una pena después de estar todo el año esperando las fiestas y disfrutar de ellas cada uno según convenga, de la mañana a la noche tener que esperar otro año más, ha sido duro ya que todos necesitamos ese momento de relax y diversión para hacer un algo en el camino del año duro, y más en este que estamos viviendo.

Tampoco el poder tener las vacaciones estivales tan deseadas por todos, este año las circunstancias mandan y hay que tener mucho cuidado y evitar esas aglomeraciones, pero aunque hay gente para todo, y no piensan en el peligro y piensan que todo ha pasado ya, al no tener el estado de alarma, pero la cruda realidad es todo lo contrario por desgracia, sigue habiendo los rebrotes, y por lo tanto no hay que bajar la guardia, y seguro que serán las vacaciones o los días de descanso diferentes a las esperadas, pero eso es mucho mejor que nada. Hay gente que también les gusta hacer las escapadas culturales y conocer las costumbres de los lugares donde tienen previsto visitar ….esas exposiciones o museos de cualquier tipo que hay a lo largo de nuestro país, bueno es lo que toca.

Otro tipo eventos masificados son aquellos que tienen una finalidad solidaria, los Rastrillos que también acuden muchas personas en busca de aquello que puedan necesitar pero con un fin de ayudar a los demás….pero cuando estás se dan no se puede evitar que en ocasiones haya momentos de tantas personas que provocan que este año esté en duda que se pueda hacer….o si se llegan hacer con unas medidas extraordinarias para evitar que volvamos atrás ….es una pena porque se desea que lleguen esos días de ventas y poderse encontrar con amigos y visitantes y comentar lo que ha deparado el año que ha pasado…..pero aunque sepamos que es mejor no hacerlas no dejaremos de evitar que cuándo vaya a ser las fechas nos acordemos de que si el año fuera normal se llevaría a cabo esos rastrillos o las fiestas patronales….en fin es lo que nos ha deparado este año 2020.

LAS TERRAZAS DE LOS BARES

 

España siempre ha sido un país que nos ha gustado mucho el relacionarnos con amigos y familia, y un lugar de encuentro son las terrazas de bares y restaurantes, ya sean al aire libre o en recintos cerrados. Era una excusa para poder estar un largo rato con ellos y comentar aquello que nos ha pasado durante el tiempo que no nos hemos visto. Alrededor de un café o una caña, y algo de aperitivo las calles y paseos de las ciudades o pueblos se llenaban de esa gente que hacían un alto en el camino diario del trabajo o estudio. Era también un rato de relax que con las conversaciones intentábamos arreglar el mundo…..aunque esto era complicado pero era esa sensación de bienestar que nos sentíamos con aquellos que estábamos en ese momento.

A la vez el hecho de tomar el aire y el sol después de un largo invierno o primavera complicada apetecía seguro mucho más quedar pero antes no había peligro de estar juntos, ahora sin embargo es más complicado y difícil no sentir la proximidad, pero todo lo que hemos vivido este tiempo atrás en el estado de alarma nos debe hacer responsables con nosotros mismos y con esos que queremos; entiendo que el estar encerrados en casa mucho tiempo nos haga que queramos salir y pensar que todo se ha pasado, pero desgraciadamente esto no es cierto, sigue el peligro cerca y hay que intentar tenerle miedo para que no haya rebrotes y volvamos hacía atrás.

Entiendo que nos gusta divertirnos, y además ya que este año no hay fiestas patronales en ningún pueblo ni ciudad nos sintamos mal, porque no podemos disfrutar cómo se solían hacer en otros años anteriores, pero es lo que toca vivir por desgracia, no debemos pensar que a nosotros por estar con amigos en estas terrazas cerca y sin protección, o ir de fiesta una noche nos va a pasar nada…..eso no es así, hay que intentar ser responsables y comprender que aunque a lo mejor a nosotros no nos ha pasado nada, hay mucha gente que si y no lo han pasado nada bien, y es posiblemente la solución esperar un poco a reunirnos y disfrutar que no hacerlo nunca más…..